sábado, febrero 02, 2008

Moraleja

El otro día estaba leyendo un resumen de los “Cuentos de Canterbury”, y hubo un cuento (valga la redundancia) narrado por el capellán de una monja que me llamó la atención:

Un zorro alaba la belleza de la voz de un gallo y éste, confiado, comienza a cantar. En el momento en que el gallo cierra los ojos es atrapado por el zorro, que lo lleva en sus fauces lejos del corral. Pero el gallo convence al zorro para que grite su triunfo, al hacerlo abre la boca y el gallo escapa.

La moraleja es que nadie debe dejarse engañar por falsos elogios. Y claro, a aprender a tener la boca cerrada y los ojos abiertos.

1 tuxis comentaron:

Corto Maltés dijo...

Es como el chiste del burro y el buitre.. Aunque este es menos inglés eso si.

Como sea, los elogios son cosa muy linda, mientras uno no los tome mas en serio que lo que son: Una exquisita golosina verbal.

Como comerse un durazno, o un huevo de chocolate, o algo asi.